Afectar, afectarnos, es nuestra batalla. Contribución para un espacio público nuevo en Lavapiés

Item

Título

Afectar, afectarnos, es nuestra batalla.
Contribución para un espacio público nuevo en Lavapiés

Fecha

Idioma

ES

Cobertura

||||osm
CSOA El Laboratorio 1 (1997-1998) c/ Embajadores 68, Lavapiés

Derechos

Attribution 4.0 International (CC BY 4.0) - https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Titular de los Derechos

Hacer Laboratorio

Resumen

Invitación del CSOA El Laboratorio a tramarse en una red sobre el territorio que explore las condiciones de vida en el barrio (precariedad, ilegalización de personas, infravivienda, pobreza, carestía de vivienda, falta de derechos...) para intervenir colectivamente sobre ellas.

extracted text

Afectar, afectarnos, es nuestra batalla.
Contribución para un espacio público nuevo en Lavapiés
En nuestro barrio, Lavapiés, confluyen gentes diversas, diversas culturas, distintos orígenes. Aquí
conviven inmigrantes, ancian@s con alquileres de renta antigua, gitan@s, okupas, gente joven y
rebelde, gente sin muchos recursos económicos, gente que vive procesos acelerados de marginación
social, y esa es precisamente la riqueza de este barrio; su interés radica en esa diversidad, en ese choque
de diferencias, en esa posibilidad de experimentar nuevas formas de vida no preescrita, por hacer, por
vivirse. Un barrio donde la diferencia es una virtud, donde las distintas voces, sin dejar de ser distintas,
pueden mirarse a la cara, hablarse, desde sus propios lenguajes, desde sus singularidades.
A este respecto, el problema con el que nos encontramos es que a una buena parte de es@s vecin@s se
les expropia la posibilidad de una asistencia sanitaria que, aun siendo una bazofia, disfrutamos el resto
de l@s vecin@s del barrio. El problema es que sobre una parte de es@s vecin@s pende como una
espada de damocles la sospecha de ser delincuentes, la presión policial, el racismo de Estado. No se
puede olvidar que la ley de extranjería establece unas diferencias entre l@s vecin@s que sólo pueden
generar tensión, dolor. El problema es que mientras en algunos de los colegios del barrio el porcentaje
de hij@s de emigrantes alcanza el 60 % no hay ninguna planificación especial, ninguna iniciativa que
valga la pena, adaptada a las necesidades en estos colegios (con el consiguiente fracaso escolar y la
formación, desde bien pequeños, de procesos de marginación y desintegración vital). El problema es que
hay una ausencia de derechos de ciudadanía elementales, no sólo para la población inmigrante, tales
como un ingreso universal garantizado (si la riqueza existente la producimos tod@s l@s que habitamos
la metrópoli, tod@s, ya sea como trabajador@s salariad@s, parad@s, consumidor@s, suministrador@s
de información a través de encuestas, censos, estudios, o incluso como mer@s telespectador@s, ¿por
qué no podemos disfrutarla?). El problema es que miles de viviendas permanecen vacías en manos de
especuladores impunes mientras hay gente durmiendo en las plazas, sin casa- y auténticas tragedias
cotidianas ligadas al hecho miserable de conseguir un techo. El problema es que los edificios con renta
antigua son abandonados a la ruina y al negocio redondo de los "reformadores" de edificios. El
problema es la falta de espacios públicos de comunicación y cooperación social entre esta realidad
heterogénea de nuestro barrio. La única figura pública visible en el barrio es la policía. Se trata entonces
de poner el máximo ahínco y desplazar el valor hacia la unión de esa riqueza de cooperación y de
refundación de relaciones sociales que, aunque sólo sea a un nivel experimental, este barrio puede dar
de sí, con la puesta en funcionamiento de foros, consejos o como se quiera llamarlos, en los que esa
riqueza, real o virtual, se vea promovida, autoorganizada, impulsada desde la base por todas las
particularidades que la forman. Una democracia productiva, que no se separe de las formas de vida que
le dan cuerpo.
Creemos que, con este fin, es necesario iniciar una investigación común en el barrio que nos permita
conocer de qué vivimos, qué aspiraciones tenemos, dónde nos encontramos, nos comunicamos cada una
de las diferentes y heterogéneas poblaciones de Lavapiés. Un mapa que nos permita proyectar, imaginar,
experimentar procesos de puesta en común de nuestras energías cooperativas, que dé lugar a nuevas
alianzas de lucha social entre gentes que hasta ahora viven en la separación, en la incomunicación y el
recelo, auspiciados por los poderes dominantes, entre los que se encuentran, desde luego, las
administraciones municipales y autonómicas. Esta investigación, a poner en marcha desde ya, puede
tener la forma (entre otras) de encuestas, entrevistas, informes de la administraciones, estudios
antropológicos y sociológicos útiles.
Desde el Laboratorio, a partir de nuestra experiencia como Centro Social Okupado, queremos formar
parte de esa construcción de redes de cooperación, de comunicación que nos permitan pasar de la
articulación de la resistencia contra la destrucción programada de nuestro barrio a la creación de
espacios de vida cada vez más ricos, más abiertos.
CSO El Laboratorio
Octubre 1997

Recursos enlazados

Filtrar por propiedad

Relación
Título Etiqueta alternativa Clase
Lavapiés como experimento Text